25 nov. 2010

Para los alumnos de 2º de Bachillerato que si no sacan un 8 “están perdidos”

Acaban de finalizar los exámenes de la 1º Evaluación en 2º de Bachillerato, curso del que soy tutora. Por primera vez  tienen las pruebas concentradas en tres días para que cuando llegue la PAU les pille entrenados, por primera vez sienten que todo lo que ocurra este curso es demasiado trascendente para su futuro… o así se lo hemos hecho sentir. Por eso en vez de recibir el examen corregido como una valiosísima fuente de información para alcanzar la preparación que desean, lo primero que hacen es sacar la calculadora para empezar a hacer medias, a contar las décimas a comprobar que todo está sumado…. y después desencanto, desánimo, frustración … alguno/a me dice: “¡Es que tengo que llegar al 8,7 de media en Bachillerato porque si no estoy perdido!” ¿Perdido? ¿Perdido sacando un 8 o un 7 o…? ¡Perdido estás ahora…! les contesto.
Tengo la suerte de tener tiempo disponible y mi despacho siempre abierto junto a las aulas de Bachillerato, de forma que si un muchacho se agobia, se quiere quejar o necesita desahogarse, tiene permiso para salir de la clase en la que esté y venir a hablar conmigo. Cada caso, cada conversación, cada persona es diferente y única pero  sus argumentos y “sentencias” se repiten con mucha frecuencia. Yo,  les respondo con algunas preguntas que he comprobado que les ayudan a pensar y verbalizar lo que piensan. La mayoría de las veces me ayudan a centrar la conversación y puedo ir haciéndoles ver otra cara de todo esto. Siempre han dicho que cada maestrillo tiene su librillo, con esta entrada voy a inaugurar otra sección “el librillo de Carmen” en la que os contaré como afronto unas veces mejor otras  peor ciertas situaciones del día a día colegial. A algunos les parecerá bien y a otros menos bien vosotros diréis….
portada2 Preguntas para ayudar a alumnos agobiados de 2º de Bachillerato a los que no les han salido las cosas como esperaban:
  • 1 ¿Te estás “matando” a estudiar o estás estudiando más que nunca?
Muchas veces tienen el convencimiento de que han estudiado al límite: “se han matado a estudiar” por lo que esperan resultados impresionantes, los mediocres no les sirven.Yo les pregunto siempre ¿te has matado a estudiar? o ¿has estudiado más que nunca?, les pongo ejemplos de lo que es “matarse a estudiar” y  la mayoría de las veces llegamos a la conclusión de que para eso todavía les queda un largo camino.
  • 2 ¿Antes de venir al examen te pones una nota a lo que realmente sabes?
Si ayer te diste cuenta de que esta materia no la llevabas preparada para un 10, no busques un 10, ponte una nota que sea  ahora tu objetivo. Tu te conoces mejor que nadie, realiza una autoevaluación para fijarlo. Proponte por ejemplo, con lo que sabes que sabes, sacar un 4, o un 3…o la nota máxima a la que puedas aspirar. ¿Un suspenso? ¡pues un suspenso!, si sólo te has preparado dos temas de 10 proponte sacar un 2 para que puedas comprobar si el estudio, la asimilación de lo estudiado, el enfoque ha sido el adecuado. Esta es la información más valiosa que debemos obtener de las pruebas (a las que espero les quede poco tiempo tal cómo se realizan ahora): saber si  sabemos lo que creemos que sabemos. De  forma que si autoevaluamos nuestra preparación, la calificamos con un 3 y luego conseguimos ese 3  podremos decir: ¡Bueno! ahora se que todo va bien, ahora se lo que tengo que hacer para llegar al 5. Si al contrario, no somos capaces de conseguir ni un punto tendremos que trabajar de otra forma, asegurarnos que comprendemos lo que estudiamos, buscar ayuda… y esto ¡cuanto antes lo sepamos mejor! (¡uf! que lío de cifras he preparado).
  • 3 ¿Si hubieses tenido suerte y esos tres cuatros hubiesen sido cincos, estarías más satisfecho de tu trabajo? ¿pensarías que vas mejor? y sigo ¿si pensabas que no tendrías más que un 5 y tienes un 8 te quedas tranquilo?
¡Fíjate bien! porque tienes que aclarar también este último punto. Te podría llevar en momentos a un sobreesfuerzo innecesario si eres demasiado exigente contigo mismo, o también a engañarte pensando que todo va bien con los tres cincos cuando va igual de bien o de  mal que si hubiesen sido cuatros
  • 4 ¿Si yo te dijese que no iban a figurar tus notas “suspensas” en el boletín de calificaciones se acabaría el problema ?, Si apareciese por ejemplo algo así como: “a la espera de mejora”  ¿Y si esa frase la aplicásemos también a  las materias en las que no has llegado aún a la meta que te has marcado? (Si quieres un 8 y tienes un 6 estarías también “a la espera de mejora”).
En muchas conversaciones me he dado cuenta de que toda su obsesión es: “¡que me van a quedar 5, Carmen…Ciiinncooo! y yo: ¡yaaaaaa! ¿y queeeeee?, es cuando les digo: ¿cuántas quieres que te queden? ¿ponemos dos y otras tres “a la espera de mejora”?, intento llevarles con absurdos a lo absurdo de su desesperación, incluso consigo que algo les haga reír y finalmente nos planteamos dejar de hablar de las cinco en pasado y empezar a pensar en cómo aprovechar lo que ya saben de cada una y ver como completar el resto para conseguir superarlas.
  • 5 ¿Lo que de verdad te preocupa son los resultados o  lo que piensen en tu casa? Muchos me dicen eso de “me matan” “habrá que oír a mi madre, ahora no se creerá que me estoy esforzando” "siempre me están presionando… me hacen sentir fatal”. Y yo les digo… ¿preferirías que no te dijeran nada? ¿te imaginas a tu madre o tu padre (¡al tuyo/a!) actuando de forma distinta a como actuaron desde que los conoces?
Si ya sabes lo que te van a decir ¿qué te preocupa? vete preparando una respuesta lo más sincera posible y permíteles que expresen sus miedos, sus preocupaciones… ¡estate preparado! Tú no quieres otros padres, quieres esos, y esos, los tuyos, van a actuar como son. Si a todo lo que ocurriese contigo te contestasen: no te preocupes, no pasa nada, todo está bien…. ¡pensarías que no les importas! ¿O no?
  • 6 Eres capaz de hacer “cualquier cosa” este curso para que te salgan las cosas como deseas: quedarte encerrado los “finde”, estudiar xhoras diarias… ¡muy bien! ¿Serías capaz de hacer lo mismo con el descanso? ¿Eres capaz de programar tus descansos no sólo en duración sino también en contenido?
Siempre les digo que  programen descansos lo que van a hacer cuando descansan en un día de estudio y les sugiero que utilicen esos momentos  para darle  gusto a alguno de los cinco los sentidos, poniendo los cinco sentidos en ello. En función del tiempo que asignen a cada pausa pueden emplearla en: comerse un dulce o una manzana, escuchar música, salir al balcón y sentir el sol o el aire fresco, o… si son más largos: caminar un rato, ir a ver una película, darse un baño relajante, dormir…  Descanso programado: cuanto tiempo necesito  y que voy a hacer en él…Curiosamente es lo que más me cuesta que acepten…  La víspera de un examen me despido de ellos diciendo siempre: ahora a descansar… y si os queda algún rato libre repasáis lo de mañana.
  • 7 ¿Tienes plan B?
No consigo recordar a quién le leí algo así como: el triunfo está reservado a los que tienen plan B. Este curso me he propuesto insistir en este punto. En mi despacho escucho todos los días frases como: “siempre he querido estudiar nosequé y es tan difícil entrar…”,  “por más que me lo propongo no consigo centrarme en esto porque no me gusta”, “nunca pensé que me costaría tanto”, “debo de ser tonto, todo el mundo lo saca menos yo”, “mis padres quieren que estudie esto o aquello” yo siempre les contesto lo mismo: ¿tienes plan B?, porque nos han enseñado, insistido y presionado para que definamos nuestro plan de vida…”¿qué quieres ser de mayor?” pero nadie se ha preocupado de sentarse con nosotros a estudiar qué pasaría si cambio de idea, si no lo consigo… ¿que voy a hacer si no entro en nosequé?  ¿Y si no consigo que me guste esto? ¿Y si me resulta demasiado difícil? ¿Y si cambio de opinión? ¿Qué hago? ¿Me corto las venas?. Objetivo prioritario: elige un plan B y luego hablamos.
Tengo muchas anécdotas para contar, de conversaciones cara a cara separados por  la caja de Kleenex, de angustias y miedos que tuvieron luego final feliz sin ser un cuento. Como dice mi amiga @NicolasaQM (me encanta lo que dice y la pasión que pone en defenderlo) esto se solucionaría educando de otra forma desde pequeños para que asimilen que el éxito esté en la persona que somos y no en los años que me llevó sacar 2º de la ESO y que el triunfo personal lo tenemos asegurado porque nos han enseñan  y nos invitan a todos a tener un plan B (ó 2, ó 3….).
  • 8 Y que no se me olvide la pregunta que me da mejores resultados… después de hablar, desahogar y confesar, antes de que se marchen  me los quedo mirando y no puedo evitarlo, salvo en los casos en que no he conseguido la confianza necesaria  me pide el alma preguntar… ¿me dejas que te de un abrazo?
abrazo Creo que ya es suficiente por hoy, como os he dicho compartiré esas cosas que parece que a mí me funcionan, en esta nueva sección de mi blog en la que escribiré  de mi pedagogía en zapatillas (“de andar por casa”) que voy a llamar “El librillo de Carmen”. ¿Lo que más me gustaría ahora…? que la completaseis con  vuestras experiencias, trucos y anécdotas  ¡de esas que os funcionan!. Me encantará disfrutar y aprender con ellas.
.

24 comentarios:

  1. Grandioso. ¿Por qué los agobiamos, por qué pensamos más en nosotros que en ellos?

    ResponderEliminar
  2. soy alumna de 2º de bachillerato pienso que es un curso bastante duro, pero también pienso que nada es imposible aunque estemos demasiados agobiados, porque es verdad que no dan mucha caña no debemos perder la esperanza de sacar el curso adelante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 2° DE BACHILLERATO NO ME FUE TAN DURO PARA MI

      Eliminar
  3. ¡Fantástico! muy acertado lo del descanso, no se me había ocurrido. Lo del abrazo lo encuentro genial. Me gusta mucho. Supongo que tus alumnos estarán encantados, debe ser de gran ayuda poder hablar con una profesora de esa manera. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que si nos sentimos agobiados por el curso, pero en eso se basa poder llegar a cumplir tus objetivos y hacer lo que realmente te gusta en ir superando estos obstaculos...

    ResponderEliminar
  5. Hace ya ocho años que no imparto bachillerato pues mi colegio solo tiene hasta cuarto de ESO el leer tu entrada ha sido como un Flashback pasan los años pero no las dudas y los problemas de los chicos ante los examenes y la selectividad ahora PAu

    ResponderEliminar
  6. El problema son las carreras de prestigio social que por ese motivo exige notas altas, y que muchos padres se ciegan en que sus hijos lo consigan sin importar la vocación que tengan.
    Pero ya que este sistema está tan mal hecho, la solución que has puesto para intentar calmar a los alumnos es brillante.
    Soy maestra de primaria, por lo que mis alumnos no tienen esas preocupaciones sobre su futuro, pero cada vez a más temprana edad la presión de los padres se acentúa y el niño que no saca un 10 es un mar de lágrimas pensando en la bronca que vendrá después...
    una pena.
    ¡Sigamos luchando!

    ResponderEliminar
  7. Oye, de verdad, es que me acabas de ofrecer una herramienta muy valiosa para utilizar con mi hija, el año que viene, si aprueba, pasará a 2º de bachillerato, yo no le riño por suspender pero sí que le meto caña para que estudie, la verdad que se ha vuelto metódica desde el año pasado y se está volcando, pero su problema es que muchas veces se queda en blanco en los exámenes y después en casa llora desconsolada, yo le digo que no se lo tome a la tremenda, que no tiene que ponerse así, ni que la fuéramos a matar! pero se agobia y ya estoy temblando ante el año que viene. Me gusta mucho tu enfoque y si no es mucho pedir ¿cual es tu librillo para los que se quedan en blanco? muchas gracias por compartir tus experiencias y tu saber, un beso.

    ResponderEliminar
  8. Misón, disculpa por entrometerme en algo que no me has preguntado a mí y quizás no tenga la preparación necesaria, pero he tenido alumnos en primaria que les pasaba eso y tras unos consejos le están solucionando.
    La mayoría de la gente que se queda en blanco es porque, aunque tenga una buena rutina de estudio, no estudia correctamente.
    La gran meta de todo estudiante es tener un aprendizaje significativo, es decir, ir construyendo lo que se aprende en esquemas mentales, donde todos los conocimientos se correlacionan, en lugar de estudiar las cosas de forma aislada. Creo que tu hija se queda en ocasiones en blanco porque utiliza el método de aprenderse las cosas tal y como están en el libro para luego "vomitarlo" en el examen. Creo que si le ayudaras a ver lo que estudia como algo lógico y relacionado con su vida cotidiana, ayudaría a formar esos esquemas de aprendizaje y no se quedaría en blanco.
    Otra de las razones son los nervios, debería practicar técnicas de relajación para antes del examen, pero incluso más importantes son las técnicas de relajación durante él.

    Una vez más perdón por la intromisión pero creo que todos podemos aportar nuestro granito de arena, y en mi experiencia este cambio de mentalidad en cuanto al estudio dio buenos resultados.

    ResponderEliminar
  9. Que genial Carmen, ojalá todos tuviéramos profes como tu cuando la presión arrecia y los nervios se desbordan. Tu protocolo con los alumnos es puro sentido común, asertividad y control emocional, las herramientas imprescindibles en momentos de crisis. Gracias por contarlo y que nunca falten abrazos para los chicos ;-).

    ResponderEliminar
  10. Henar, al contrario, nunca deshecho un buen consejo, así que muchas gracias, el problema es cómo enseño a mi hija a estudiar corelacionando los conocimientos. Un beso y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  11. Mison, tienes razón, la verdad es que dije una parrafada pero al final no concreté cómo conseguirlo, mil disculpas, jajaja.
    La verdad es que si pensamos en aprender a estudiar para adquirir conocimientos, y pensamos en aprender a estudiar para que podamos pasar de curso la cosa cambia, desgraciadamente. Hoy por hoy pocos institutos luchan por enseñar para la vida y no para pasar una prueba.

    Si tu hija va a un instituto donde los profesores quieren que le hechen la parrafada como a ellos les gusta, entonces tu hija no podrá solventar su problema, ahora mismo está haciendo todo lo que puede.
    Sin embargo, confío en que no sea así. Yo soy una mujer de ciencia, por lo que para estudiar aunque sea historia de España utilizo el método científico.
    Para empezar a aprenderlo, tu hija debe leer lo que sea, de manera que después pueda resumirlo con sus palabras como si de una novela se tratara. Tiene que pararse a pensar "¿Por qué pasa esto?, ¿por qué esto es así?" y encontrar la respuesta por sí misma. Si le encuentra lógica a lo que está estudiando, todo irá sobre ruedas.
    Dos asignaturas que se complementan muy bien son Historia y Literatura, puede estudiarlas a la vez ya que entenderá que la literatura en esta época es de esta manera porque en aquél tiempo pasó esto.
    Lo mismo para la filosofía.

    En resumen, intenta que tu hija se quede con cosas esenciales, que le busque lógica y que las relaciones con cosas que pueda sentir o que puedan pasar en su propia vida. Que pueda poner ejemplos de su propia experiencia cuando está estudiando, y que cuando se trate de épocas, relaciones las mayores asignaturas posibles para verlo todo globalizado.

    A la hora del examen, no es recomendable repasar el mismo día. Eso de levantarse dos horas antes sólo logra crearnos inseguridad y confusión. Que no piense en los contenidos, que desayune bien y haga estiramientos corporales. Es un método de relajación.

    Es un tipo de estudio que lleva más esfuerzo y dedicación, pero una vez coges el hábito merece la pena.
    Espero haberte ayudado en lo posible.

    ResponderEliminar
  12. Henar, muchísimas gracias, me ha servido de mucho, vamos a intentarlo y respecto a los profesores, mmmm...
    Aquí en Fuerteventura hay un déficit muy grande en educación y parte del problema es también responsabilidad de algunos, que no todos, un beso.

    ResponderEliminar
  13. En primer lugar gracias Henar por aportar tus buenos consejos a esta sección.
    Misión: completando el acertado comentario de Henar, los alumnos se quedan en blanco en los exámenes por distintas razones que les llevan a una situación de ansiedad y falta de seguridad. Un adecuado método de estudio lo que les aporta es eso precisamente.
    Si quieres trabajar con ella de forma sistemática para mejorar este aspecto te recomiendo que entres en la página http://www.isftic.mepsyd.es/w3/eos/MaterialesEducativos/mem2006/aprender_estudiar/index2.html, es excelente y a mi me ha sido muy útil con mis alumnos, encontrarás distintos tipos de ejercicios para estudiar , para preparar exámenes en función del tipo de contenidos que debe estudiar, para el día del examen... etc
    Y del "librillo de Carmen": en el momento del examen, una vez le entreguen las preguntas, que se comprometa a no comenzar a escribir hasta que no hayan pasado al menos 5 ó 10 minutos en los que debe de evitar incluso coger el bolígrafo. En ellos que haga una lectura tranquila y reposada de las preguntas, que piense en cual se siente más segura y cual le va a causar dificultad, que compruebe la puntuación otorgada a cada una y organice el tiempo que tiene para escribir (muchas veces se angustian por querer escribir todo, con lo que dedican media hora por ejemplo a una pregunta que vale dos puntos y luego tienen que repartir la otra media hora entre 6 preguntas que valen en total 12 puntos) si piensa que alguna no la va a saber hacer que se olvide de ella de momento (hay que evitar situaciones que se dan con frecuencia en las que no consiguen recordar una palabra y no son capaces de pensar en otra cosa, les absorbe su concentración y se "comen" el tiempo del resto de las preguntas).
    En resumen... que dedique 5 o 10 minutos a pensar en el examen, respirando hondo varias veces si nota ansiedad y sólo después de ello que comience a escribir por lo que más segura se siente.
    Es muy importante también que le recuerdes que si finalmente de algo no se acuerda, si ve que no va a poder hacerlo lo bien que pensaba...¡NO PASA NADA!, sobre lo estudiado (que sigue ahí) se puede trabajar para asegurarlo mejor para la recuperación.
    Para terminar, en exámenes en los que tienen que desarrollar un tema: imaginemos que el tema de estudio son 10 folios, se estudia muy bien los 10 folios y cuando llegan al examen tienen 1 hora para realizarlo. Si en 1 hora sólo va a tener tiempo a escribir pongamos 4 folios, no tiene sentido dejar para ese momento el esfuerzo de resumirlos, seleccionar lo más importante y escribirlo porque comenzará a dudar, empezará a correr el reloj, verá que no le va a dar tiempo... ansiedad.. angustia...una palabra que se atraviesa y no puede recordar y...
    Es importante que esa labor de resumen y síntesis la realice antes, que resuma el tema teniendo en cuenta lo que es capaz de escribir en el tiempo que dura la prueba y que se estudie bien ese resumen. Cuando llegue el momento será capaz de afrontar el tema con mucha más seguridad .
    Espero que todo esto te sea útil, pero recuerda que si ves que tu hija tiene una buena actitud ante el estudio y está siendo responsable lo más importante es que te sienta “de su parte”, animándola y recordándola que está en el buen camino y que si un resultado se tuerce ya se enderezará.. que ¡no pasa nada!
    Un abrazo
    Carmen  

    ResponderEliminar
  14. Gracias Carmen, me guardaré el enlace, y los consejos de tu librillo son fantásticos, lo mismo que los de Henar. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por compartir tus experiencias

    ResponderEliminar
  16. Impresionante, hace ya 4 años que no trabajo con adolescentes, pero lo que describes no ha cambiado, tus consejos, tus ayudas, tu cercanía...todo eso no solo le va a ayudar solo en los exámenes se lo llevarán para siempre mucho más que tantos contenidos de los que le examinarán.
    ENHORABUENA!!

    ResponderEliminar
  17. Mi hijo está en 2º de bach. y va fatal, no sé si el tiene plan B, pero yo si, porque creo que no pasa nada por que vayan a septiembre o repetir curso si lo que les falta, al menos a mi hijo, es madurez. Tanto agobio y presión por parte de los profes que lo único que les importa es conseguir que no baje la media de pau y llegar al 100% de aprobados, no ayuda nada a los alumnos que necesitan más tiempo.

    ResponderEliminar
  18. Yo he sido alumna de 2º de bachillerato y la verdad es que me he sentido muy presionada por los profesores porque metían mucha caña y a veces no se dan cuenta de que somos humanos y tenemos nuestros límites.
    Y sí, es verdad que cada profesor tiene su librillo, y cada uno imparte sus clases de manera diferente.
    Creo que la mayoría intentan que saquemos lo mejor de nosotros mismos, pero también hay que decir, que se preocupan de la fama de cara a selectividad, el miedo a poner una nota y que te "puedan" fallar en la selectividad...
    Existen profesores maniáticos, que como le lleves la contraria, te harán el curso un poco ´difícil.
    En definitiva, pienso que los profesores deben de ser ellos mismos y quitarse la idea de fama de cara a las pruebas PAU. Por otra parte, debe de estar pendiente de que todos sus alumnos se encuentren bien anímicamente y ayudarles cuando vean que se sienten agobiados.

    ResponderEliminar
  19. Estoy de acuerdo con "Anónimo". Y ese ha sido mi caso. Me encasillaron en el 7 desde primero..., y no hubo forma de subir de ahí. Ante un examen similar, mis compañeros de 9 obtenían un 8,5 pero yo me quedaba con un 7,5. Y así todo el curso. Mi peor asignatura "me fue regalada", según el profesor que la impartía (no he tenido oportunidad de decirle que en Selectividad obtuve un 8,2 en ella). Al final, hubo miedo; yo era una alumna de 7 y el colegio no iba a correr el riesgo de subirme la nota..., no fuera a dejarlo en evidencia.
    Mi nota en la PAU fue de 8,4..., pero mi 7 peladito de bachiller me ha obligado a optar por el Plan B.
    Mientras, en mi Plan A hay alumnos que obtuvieron menos nota en Selectividad..., pero más alta en su Bachillerato, y otros que ni siquiera quieren estar ahí, que lo hacen presionados por sus padres. Alumnos que tal vez se arrepientan el año que viene..., pero que ya han ocupado una plaza.
    En mi casa nunca hubo presiones de ningún tipo. Solamente ha quedado un rastro de tristeza, igual que en mí, al pensar que hubiera podido ser una magnífica profesional, con auténtica vocación. Si mi familia hubiera tenido otros recursos económicos tal vez hubiera podido optar a mi primera elección de otra forma..., pero no ha podido ser.
    Todo esto me ha hecho madurar, por supuesto. Aceptar la frustración y partir de cero no es nada fácil cuando "te has matado a estudiar (pero de verdad)" y has soñado, desde que tienes uso de razón, en una profesión concreta. Luego vienen los comentarios mordaces de otros compañeros que sí han podido estudiar lo que querían...; también tienes que aprender a afrontarlos como si no pasase nada.
    La carrera que acabo de empezar también me gusta, y procuraré dar lo mejor de mí, pero creo que toda mi vida voy a estar pensando en "qué hubiera pasado si...".
    Puesto que al final es la Universidad la encargada de seleccionar a su alumnado, debería ser esta, únicamente, la encargada de evaluar. Y hacerlo de una forma más racional (los exámenes más espaciados y equiparar las asignaturas ponderables a las comunes).
    Los criterios de Bachillerato son también muy diferentes por cada Comunidad Autónoma (en mi Facultad tengo compañeros con notas altísimas de Bachillerato, procedentes de otras CCAA, que han sacado unas notas penosas en la PAU), por lo que inevitablemente se producen agravios comparativos que también podrían evitarse.
    Y respecto a los profesores..., bueno, son seres humanos, evidentemente. Cada uno, como bien decís, "tiene su librillo", lo cual me parece perfecto. Pero en el caso del que estamos hablando (en definitiva, la preparación de un alumno para la elección más importante de su vida) deberían aunar criterios. Yo propondría no solo reuniones de tutoría, o con el orientador, sino reuniones periódicas de cada alumno con cada uno de sus profesores, porque parece que solamente es el tutor el que tiene que entender y ayudar al alumno, y no es así. Cada profesor debe hacer lo mismo. Yo hubiera agradecido poder hablar, también, con los demás profesores: recibir sus indicaciones, saber qué estaba haciendo mal, recibir su apoyo... Ya sé que es una utopía, pero somos, no hay que olvidarlo, la sociedad del futuro que viene; no creo que prestarnos atención sea mala inversión.
    Y me gustaría dejar un consejo para los alumnos que ahora comienzan el Bachillerato: elegid varias carreras, tres como mínimo; pensad qué haríais en cada una de ellas; cuando os pregunte la gente, decidle que tenéis tres opciones. Estudiad todo lo que podáis, pero también disfrutad de vuestros amigos, de vuestros novios. No hagáis caso de quien os diga que NO cuenta la nota. Claro que cuenta: os puede hacer mucho daño. Por eso, cuando llegue la PAU, si tenéis varias alternativas (que una, al menos, no tenga nota de acceso)podréis sobrellevarlo mucho mejor.

    ASM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, es como lo cuentas y llegas a la conclusión que luego la universidad y la vida, pone a cada uno en su sitio. Lo importante, es creer en uno mismo y que no consigan que te pierdas en el camino, a veces lo dejarías todo, por lo injusto que es, pero nadie nos puede decir que no podemos, por un camino u otro siempre se puede llegar, y la satisfacción es más grande.

      Eliminar
  20. Yo soy alumno de 2° de bachiller tengo 19 años y sinceramente no soy un alumno modelo , vengo de hacer diversificacion y he repetido 2° y 3° de la ESO ,pero he llegado a 2° de bachiller quedandome Griego y Lengua pero mi padre se piensa que soy un fracasado y no se cree que estudie cuando si estudio...si me quedan 5 de 8 y eso me siebta fatal el dia de las notas es el peor porque me grita y me echa en cara que no valgo para nada y me dan ganas de quitarme de 2° de bachillerato, he llegado hasta aqui y me gustaria terminarlo pero me da miedo suspender otra vez , porque con 19 años...y estoy muy tocado..en cuanto a los estudios , yo se que estudio y atiendo bien en clase porque tengo de los mejores apuntes pero no apruebo las que quiero aprobar como Historia que tenemos que estudiar 8 temas...y es un agobio , Latin y Griego que no entiendo las oraciones ,filosofia que lo pongo de memoria y tengo qur redactar..y Lengua que es lo mismo. Ayuda porfavor..

    ResponderEliminar
  21. Anónimo recomiendo que te ayudes con algun compañero de clase que tenga buenas notas estudia con él o ella y si tienes dudas al profe.Y no te desanimes los errores del pasado se quedan en el pasado, pasa pagina y a por la PAU.Animo!!!!

    ResponderEliminar
  22. La mejor forma de cumplir tu objetivo empieza por visitar www.SelectividadFacil.com , apuntes y resúmenes! A mí me ahorra muchísimo tiempo y energías.
    Saludos

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails